Jimena Villacrés

Jimena Villacrés

Deuda buena vs. Deuda mala

Dedeuda buena y deuda mala

¿En realidad existe una deuda buena? Seguramente te habrás hecho esta pregunta al menos una vez en la vida. Desde hace mucho tiempo, hemos visto las deudas como un instrumento financiero negativo, pero esto no siempre tiene que ser así.

A la mayoría de las personas no les gusta estar endeudadas, pero hay ocasiones en que adquirir un compromiso financiero a largo plazo resulta muy beneficioso.

Así como hay deudas que pueden empobrecernos, también hay algunas que nos hacen ganar dinero. De aquí nace la diferencia entre una deuda buena y una deuda mala y, en este artículo, voy a explicarte con más profundidad de qué se tratan.

¿Qué hace buena o mala una deuda?

Aunque por lo general vemos cualquier deuda como una carga negativa, existe un factor que puede definirlas como buenas o malas para tus finanzas: el tiempo.

La diferencia entre una deuda buena o una deuda mala es el resultado que obtendrás de ella a largo plazo.

En algunas ocasiones es algo difícil diferenciar el tipo de deuda que estamos adquiriendo, incluso, una deuda que inicialmente era buena puede convertirse en una deuda mala por circunstancias que se escapan de nuestras manos.

En un artículo para la revista Forbes, el autor expresa en donde se encuentra el verdadero riesgo de contraer una deuda. Según la reconocida especialista María Guadalupe Sandoval Meza:

“Endeudarse no siempre es malo, pero definitivamente no saber elegir tus deudas te puede llevar por caminos que pongan en peligro tu estabilidad financiera, personal y emocional”

Según esta afirmación, no solo es necesario que puedas diferenciar una deuda buena de una mala, sino que también debes tener un buen criterio a la hora de elegir la deuda que quieres adquirir.

¿Qué es una deuda buena?

Aunque existen muchos aspectos que considerar, la forma más sencilla de definir una deuda buena es: “aquella que se contrae con la finalidad de adquirir bienes o servicios o realizar algún tipo de inversión que nos dé rentabilidad en el futuro”

De acuerdo a esto, una deuda puede ser considerada buena si, al finalizarla, mantenemos algún bien o una entrada de beneficios debido a ella.

Las deudas buenas se utilizan para comprar activos que nos darán rentabilidad a largo plazo.

Un buen ejemplo de una deuda buena es un crédito para la compra de bienes inmuebles. Durante el periodo de vigencia de la deuda, el valor del inmueble se irá incrementando, lo que hace que al finalizar tengamos un patrimonio mayor al que teníamos inicialmente.

Otro ejemplo será adquirir una deuda para invertir en maquinaria: al finalizar la deuda, el activo no solo se habrá apreciado, sino que continuará dándonos rentabilidad por mucho tiempo.

Por último, una deuda buena no solo es capaz de devolver beneficios tangibles como el dinero, tal es el caso de los llamados préstamos estudiantiles. Al finalizar la deuda no estarás percibiendo una rentabilidad directa, pero te habrás enriquecido con conocimientos que pueden brindarte una mayor probabilidad de generar ingresos superiores.

¿Qué es una deuda mala?

Al contrario de las deudas buenas, una deuda mala es aquella que se contrae con el fin de satisfacer una necesidad inmediata, de la que no sacarás ningún provecho en el futuro.

Según una publicación del diario El Economista, las deudas malas:

“Nos mantienen atados a ir devolviendo una cantidad de dinero en el futuro, sin reportar ningún beneficio aparte del consumo del bien”

Una deuda mala es una que adquirimos para comprar pasivos, es decir, cosas que no nos ofrecen ninguna rentabilidad económica y que nos hacen más pobres con el paso de los años.

Por lo general, las deudas malas están muy relacionadas al estilo de vida de las personas, ya que son utilizadas en la compra de bienes o servicios que pierden su valor con el tiempo.

Un ejemplo muy común de una deuda mala es un préstamo para vacaciones: ciertamente disfrutarás de esos días de esparcimiento, pero una vez finalizados solo te quedará el compromiso de cancelar el dinero que debes.

Las tarjetas de crédito son, por lo general, otro claro ejemplo de una deuda mala. Salvo contadas excepciones, las tarjetas de crédito suelen ser utilizadas para adquirir ciertos lujos que, en lugar de generar rentabilidad, pierden su valor e incluso generan más gastos a largo plazo.

deuda buena vs deuda mala
Ejemplos de Deuda Buena y Deuda Mala

¿Qué debes tener en cuenta antes de adquirir una deuda?

Como ya hemos dicho, una deuda no es necesariamente una carga negativa para tus finanzas personales. En muchas oportunidades, tenemos la necesidad de adquirir algún bien o servicio, pero no podemos cancelarlo al contado, como resultado adquirimos una deuda.

Antes de adquirir una deuda, es recomendable que te tomes un tiempo para responder tres preguntas sencillas, pero que te ayudarán a tomar o no la decisión de endeudarte:

  • ¿Necesito realmente adquirir el bien o servicio?
  • ¿Puedo aplazar la compra para otro momento para disminuir su impacto en mis finanzas?
  • ¿Tengo la capacidad necesaria para cancelar la deuda sin ningún problema?

Si respondes honestamente estas interrogantes, tendrás la capacidad de discernir si te conviene o no adquirir la deuda, independientemente de que esta sea buena o mala.

Te puede interesar leer:

En conclusión

Así como una deuda buena podría convertirse en mala por eventos circunstanciales como el incumplimiento del pago, la caída del mercado de valores, eventos naturales, etc., una deuda mala también puede ser utilizada para propósitos que nos beneficien.

Si estás considerando adquirir una deuda, necesitas tener un plan acorde con tu realidad financiera en la que evalúes tu capacidad de pago, incluyendo cualquier emergencia posible que pueda presentarse en el futuro.

Por último, sea cual sea tu situación debes evitar el sobreendeudamiento a toda costa. Una forma de controlar esto es la elaboración de un presupuesto de gastos mensuales, para que tengas claro cuáles son tus límites.

Al final, tanto una deuda buena como una deuda mala son solo deudas que pueden pasar de un lado al otro dependiendo de las decisiones que tomes y de la realidad financiera en la que te encuentras.

¿Te interesa?

mock up guia siete habitos

¡DESCARGA GRATIS ESTA GUÍA!

Jimena Villacrés es la Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de enviarte su guía gratuita, remitirte actualizaciones del mismo y para mantenerte informado7a de novedades y promociones de www.123didnero.com, salvo que te opongas a ello en cualquier momento. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento y portabilidad. Puedes ejercitar tus derechos en www.123dinero.com Más información en la Política de Privacidad. *

¿Te ha gustado este contenido?. Compártelo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.