Cada mañana tienes que afrontar la misma rutina, ver un paisaje aburrido desde tu ventana, soportar el atasco de entrada a la ciudad para poder llegar a tiempo a trabajar… ¿Te imaginas poder dedicarte a lo que te gusta y además conseguir que cada día sea diferente del anterior? ¿Viajar por el mundo, o pasar una larga temporada en un pueblo perdido entre montañas? Justo esto es lo que pueden hacer los conocidos como nómadas digitales. ¿Qué es un nómada digital? Te lo voy a contar en este artículo y te voy a explicar cómo puedes llegar a ser uno de ellos.

Si sabes más o menos de qué va el tema seguro que ya te han venido a la mente algunos profesionales del mundo freelance que han adoptado este estilo de vida. Aunque puede parecer algo de ensueño, te advierto que también tiene sus inconvenientes, no todo es tan ideal como parece.

No te entretengo más, vamos a ver cómo ser un nómada digital y cuáles son las ventajas e inconvenientes que puede tener.

¿Qué es un nómada digital?

Por nómada entendemos aquel que va de un lado para otro. En el caso del digital nomad el concepto no implica necesariamente pasarse el día de un lado para otro viendo el mundo, sino la libertad para poder hacerlo.

Porque lo que verdaderamente identifica a estos profesionales es que son profesionales que hacen su trabajo de forma remota. Pueden estar trabajando cómodamente desde su oficina o su casa, pero también desde una tumbona en la playa, o mientras aprovechan para conocer la geografía peruana y su cultura.

El nomadismo digital no hace referencia a un tipo de trabajo sino más bien a un estilo de vida. Uno en el que los límites de la oficina se desdibujan. Incluso los horarios lo hacen. El freelance puede trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento. ¿Por qué? Porque, o bien trabaja para sí mismo (gestionando un blog, escribiendo una novela, etc.), o trabaja en proyectos en los que lo importante es el resultado final, no cuántas horas les dedica ni cuándo las trabaja.

¿Un teletrabajador encaja en este perfil?

Lamentablemente, en la mayoría de los casos no. El estilo de teletrabajo que hemos adoptado en España es muy poco flexible. Las empresas han aceptado que sus empleados no estén en la oficina, pero tampoco quieren tenerlos muy lejos, porque les exigen pasar por allí de vez en cuando. Además, un teletrabajador suele estar sujeto a unos horarios.

Un nómada digital es generalmente alguien que trabaja por cuenta propia y tiene libertad para gestionar su tiempo de trabajo y los proyectos en los que colabora.

Tipos de nómadas digitales

Ahora que ya tenemos más claro qué es un nómada digital, vamos a complicar un poco más la cosa. Porque no todos los freelance que adoptan este estilo de vida trabajan y viven exactamente igual.

Nómada freelance

Es el ejemplo típico que nos viene a la cabeza cuando pensamos en trabajo nómada digital. Un profesional que trabaja por cuenta propia (un autónomo) y que tiene total libertad a la hora de decidir cuándo trabajar, con quién trabajar y cuánto cobrar.

Nómada emprendedor

Es un paso más allá del freelance. En este caso estamos ante alguien que gestiona directamente su propio negocio. No trabaja para otros sino que obtiene sus ganancias de productos digitales como infoproductos o de webs de nicho en las que trabaja el marketing de afiliados.

Este es el verdadero paradigma de nómada digital, porque sigue ganando dinero incluso cuando no está trabajando, algo que no ocurre con el freelance. Esto le permite tener más ingresos y disfrutar de más tiempo libre.

Nómada por cuenta ajena

Como te comentaba antes, un asalariado no suele encajar bien en este perfil. Pero en contadas ocasiones podemos encontrarnos con personas que trabajan para una empresa y sí tienen más libertad a la hora de ejercer su profesión de forma remota.

Ventajas de trabajar como nómada digital

Puedes trabajar (casi) desde cualquier lugar del mundo

En tu casa, a la orilla del mar, en un refugio de montaña, en la casa familiar mientras tu cuñado hace una barbacoa, desde Australia… Mientras haya conexión a Internet vas a poder hacer tu trabajo. Así que ya le puedes ir diciendo adiós a la rutina.

Eres dueño de tu tiempo

Si trabajar de 7:00 a 15:00 no es lo tuyo, este estilo de vida te puede interesar, porque eres libre de fijar tu horario de trabajo. Puedes levantarte muy temprano y terminar a la hora de comer, dedicar la tarde a tu trabajo, o ponerte a la tarea mientras todos duermen. Además, tienes la ventaja añadida de que te puedes coger un día libre siempre que lo necesites, sin tener que dar explicaciones a nadie.

Llegas a ser más creativo

Cuando eres dueño de tu tiempo y de tu destino, el estrés y la ansiedad no están tan presentes en tu vida, lo que contribuye a liberar tu creatividad. Si, además, eres un verdadero nómada y vas de un sitio para otro, vas a vivir nuevas experiencias y conocer nuevas culturas. Esto te enriquecerá como persona y sacará a relucir tu lado más creativo.

trabajo nómada digital

¿Te imaginas trabajar aquí? Seguro que no sólo tiene ventajas.

Desventajas del nomadismo digital

Como te decía al principio de este artículo, no todo en este estilo de vida es bonito. Aquí te dejo tres de los inconvenientes que te puedes encontrar.

Problemas técnicos difíciles de solucionar

La conexión al WiFi de tu casa seguramente no te va a dar ningún problema. Pero si decides irte a explorar ciertos lugares del mundo, es posible que te encuentres con que no hay manera de conseguir una buena conexión. En otras zonas sí hay buenas conexiones, pero su precio es exorbitante.

Y si lo tuvo es el viaje de aventura, directamente puedes acabar en un destino en el que el acceso a la electricidad sea todo un lujo y algo prácticamente imposible de conseguir.

No se puede trabajar en todos los sitios

Por muy bucólico que te pueda parecer trabajar desde lugares exóticos, lo cierto es que no todos los destinos te van a permitir concentrarte en tu tarea.

Puede que haya mucha gente, que tengas en la habitación de al lado a un grupo de estudiantes en viaje de fin de curso, o que no encuentres ni siquiera una silla y una mesa. Todo esto te lo pondrá muy difícil a la hora de cumplir con tus obligaciones profesionales.

Puedes llegar a sentirte solo

A priori la idea de trabajar en soledad desde cualquier lugar del mundo es atractiva, pero la realidad es otra cosa. Por muy sociable que seas, es posible que pasado un tiempo te acabes sintiendo solo y que tengas más ganas de volver a casa que de cualquier otra cosa.

Y no hay nada peor para el trabajo creativo que una mente que no es capaz de concentrarse porque está pensando en otras cosas, como en lo mucho que echas de menos a tu familia.

Cómo empezar

Voy a darte algunos consejos y recomendarte herramientas, pero antes de nada tienes que valorar si trabajar como nómada digital es una buena opción en tu caso.

¿El trabajo nómada digital es para ti?

Lo primero que tienes que evaluar es a qué te dedicas o a qué quieres dedicarte como profesional nómada, porque no todos los trabajos son compatibles con este estilo de vida. Ten en cuenta también tus características personales y tu situación familiar.

Este estilo de trabajo es una buena opción para personas que tienen una gran capacidad de organización y a las que no les importa trabajar en solitario. Si eres una persona a la que le encanta estar en contacto frecuente con otros y un poco desorganizada, lo tendrás complicado para poder desarrollar una profesión nómada con eficacia.

En cuanto a tu situación personal, también influye. Alguien que tiene hijos pequeños, o tiene que cuidar de sus padres mayores, no tiene tanta libertad a la hora de elegir sus horarios de trabajo o el lugar desde el que trabajar.

Lo que yo te recomiendo es que valores todos estos factores. ¿Has llegado a la conclusión de que sí puedes ser un digital nomad? Entonces te interesarán los siguientes consejos.

trabajar como nómada digital sobre el agua

Esto sólo es un ejemplo un poco extremo de oficina para nómada digital.

Nómada digital, ¿cómo empezar?

Me voy a centrar en explicarte cómo llegar a ser un nómada freelance o emprendedor, porque lo de poder ser un nómada con trabajo asalariado no depende tanto de ti sino de tu empresa.

1. Escoge a qué vas a dedicarte

Cuando te explicaba qué es un nómada digital ya te he comentado que más que una forma de trabajar es un estilo de vida. Lo bueno de esto es que puedes adoptarla dedicándote a profesiones muy diferentes. Más adelante te hablaré de algunas que te ofrecen la flexibilidad suficiente como para gestionar tu tiempo y poder trabajar desde cualquier sitio.

Lo que quiero destacar en este apartado es que el primer paso que tienes que dar es decidir qué quieres hacer. Vas a dejar atrás el estilo de vida y de trabajo tradicional así que, ¿por qué no dejar de lado lo que dicen los demás y centrarte en lo que te gusta?

Puede que ahora mismo seas ingeniero de datos en una multinacional, o quizá trabajes en la caja de un supermercado. Pero quizá tengas muy claro que no es eso lo que quieres hacer el resto de tu vida, por muy buenas condiciones laborales que tengas. Es posible que tu sueño sea crear un blog para compartir tus experiencias con el mundo, o sacarle partido a tu habilidad para los idiomas dedicándote a la traducción.

¿De verdad quieres pasar los próximos 20, 30 o 40 años dedicándote a algo que no te gusta? Si tu idea es darle un giro de 180º a tu vida, procura orientarte profesionalmente hacia lo que te guste y te aporte algo más que un salario mensual. Quizá los demás no lo entiendan, pero comprobarás que no hay nada más satisfactorio que dedicar tu vida a algo que te apasiona, aunque ya no cuentes con la seguridad de tener una nómina mensual.

2. Establece una rutina de trabajo

Una cosa es gestionar tu tiempo cómo quieras y otra muy diferente no tener una rutina. Porque es precisamente esa rutina de trabajo la que nos hace más eficientes. Si no cuentas con ella, incluso una actividad que te gusta puede acabar convirtiéndose en un infierno.

Elige qué días y en qué horas vas a concentrar tu trabajo, y también un orden de prioridades a la hora de afrontar las tareas. En cuanto te hayas acomodado a tu nueva rutina, notarás que el trabajo empieza a fluir y se hace mucho menos pesado.

Si vas a ser un auténtico nómada y vas a estar viajando por el mundo, puede ser buena idea que inviertas el ritmo normal. Me refiero a que concentres tu tiempo de trabajo de viernes a domingo, porque los fines de semana es cuando más turistas hay en todos los sitios. Así, el resto de la semana tendrás menos tareas pendientes y podrás dedicarte a visitar con más tranquilidad los destinos a los que viajas.

Y un último consejo con respecto a tu rutina de trabajo. Por mucho que te guste lo que haces, y por muy bien que hayas organizado tus jornadas, asegúrate de dejarte un par de días libres a la semana para descansar.

3. Fórmate en todo lo que necesitas

El trabajo nómada está muy ligado al entorno digital, un sector que avanza a un ritmo vertiginoso. Esto quiere decir que siempre hay algo nuevo que aprender, y no deberías renunciar a ello.

La formación puede ser la base de tu éxito. Así que aprende todo lo que consideres que necesitas: idiomas, marketing, contabilidad, etc. Lo bueno es que ahora hay muchas opciones de formación online que puedes seguir cómodamente desde cualquier sitio.

Si lo tuyo no es la formación reglada, puedes optar por el autoaprendizaje. Hay muchos recursos que pueden ayudarte, como los blogs especializados, los podcast y los libros y audiolibros sobre emprendimiento y negocios.

4. Crea una fuente de ingresos pasivos

Si eres un nómada emprendedor está claro que tendrás una fuente de ingresos pasivos, ya que en eso se basa tu actividad. Este consejo va más dirigido al nómada freelance. Si vas a centrar tu actividad en prestar servicios a clientes, no dejes que todos tus ingresos dependan de ellos.

Una buena fuente de ingresos pasivos te garantiza que incluso cuando no estás trabajando o no encuentras clientes sigues ganando dinero. Esto te proporcionará una seguridad económica que te permitirá ser mucho más selectivo sobre los proyectos en los que decides trabajar, lo que también te puede hacer ganar algo más de tiempo libre.

Ideas para obtener ingresos pasivos hay muchas, pero lo más habitual es hacer infoproductos, crear una web o un blog y vender espacios publicitarios o incluso post patrocinados, crear una tienda online en formato dropshipping, o bien probar suerte con el marketing de afiliación.

Lo bueno es que puedes ir creando estas fuentes de ingresos pasivos mientras sigues con tu actividad normal. Al principio vas a tener que sacrificar parte de tu tiempo libre para dedicarlo a este proyecto, pero en cuanto lo tengas listo puedes empezar a ganar dinero mientras descansas.

qué es un nómada digital

Un nómada digital necesita mucho más que un portátil.

Las herramientas que te hacen falta

El trabajo nómada digital no sería posible sin la tecnología. Al margen de un ordenador, un teléfono móvil y un adaptador de toma de corriente, vas a necesitar una serie de aplicaciones. Te dejo un listado con las que considero más prácticas:

  • The Nomad app: te permite reservar espacios de coworking y oficinas en cualquier lugar del mundo.
  • Dropbox, Google Drive o similares: tu información estará mucho más segura si la guardas en la nube. Aunque tu ordenador se estropee, podrás acceder a los documentos que necesitas para trabajar.
  • Zoom: tarde o temprano vas a tener que hacer videoconferencias. Esta aplicación es una de las más usadas a nivel mundial y destaca por su sencillez.
  • LastPass: si quieres mantener la seguridad de tus archivos y no estás dispuesto a ir por el mundo con todas tus contraseñas apuntadas en un cuaderno, esta app las recuerda por ti y te ayuda a gestionarlas.
  • Calendly: te permite agendar de forma automática tus citas.
  • Trello: funciona genial si trabajas en equipo. Sirve para repartir tareas entre diferentes personas y saber en qué punto de desarrollo están.
  • HelpScout: como el correo electrónico se convertirá en una parte esencial de tu trabajo, con esta herramienta puedes gestionar todos tus emails fácilmente.

Podría seguir y seguir, pero creo que con estas recomendaciones es más que suficiente. Te animo a explorar un poco la web y descubrir las apps que mejor se adaptan a tu estilo de trabajo. Para ir abriendo boca, te dejo este interesante artículo con herramientas útiles para gestionar proyectos y tareas.

Alternativas para trabajar como nómada digital

Ya sabes cómo ser un nómada digital, pero puede que todavía no tengas muy claro a qué podrías dedicarte. Para resolver tus dudas aquí te dejo algunas profesiones que se adaptan muy bien al formato nómada:

Coach

Seguro que hay algo que se te da un poco mejor que al resto, y seguro que es algo que los demás estarían dispuestos a aprender. Puedes sacarle partido a tu formación y experiencia ofreciendo tus servicios profesionales como coach experto en leyes, en medicina, en marketing digital, en contabilidad…

Lo único que necesitas es un ordenador y una app para hacer videollamadas, ¡y un buen marketing para darte a conocer!

Community Manager

Las redes sociales son imprescindibles para todo tipo de negocios y profesionales, pero no todo el mundo sabe manejarlas. Lo bueno de este trabajo es que no es el típico empleo de oficina. Desde cualquier lugar del mundo puedes gestionar las redes de empresas que también pueden estar ubicadas en cualquier lugar.

Crea infoproductos

Esta fuente de ingresos pasivos incluye diferentes productos digitales que pueden servir a la gente para aprender más sobre un determinado tema. Por ejemplo, puedes escribir y vender un ebook sobre algo en lo que seas especialista, crear un curso digital y venderlo en plataformas especializadas, hacer un podcast, etc.

Esta actividad complementa muy bien a la de coach. Muchos de tus clientes seguramente estarán interesados en comprar tus productos, y también habrá quien te conozca a través de tus infoproductos y luego quiera contratarte como instructor.

Escritor

Aquí incluyo absolutamente todas las profesiones relacionadas de una u otra forma con la elaboración de textos. Puedes dedicarte a la escritura creativa, especializarte en redacción SEO, en copywriting, o crear las descripciones de productos de tiendas online.

Además, si eres experto en temas que tienen mucha demanda pero en los que no hay demasiados especialistas, tienes la gran ventaja de poder vender tus textos a un precio más alto de lo normal.

Programador de apps

El mercado de las aplicaciones no para de crecer, y hacen falta buenos desarrolladores. Si eres un experto en la materia, aquí tienes un campo de trabajo con mucha proyección de futuro. Puedes crear apps para iOS o Android y venderlas en las tiendas de aplicaciones, o incluso desarrollar apps exclusivas para empresas.

Y más opciones:

  • Traductor de textos.
  • Crear un negocio dropshipping.
  • Profesor de clases particulares de matemáticas, idiomas, etc.
  • Crear una página de nicho para hacer marketing de afiliados.
  • Monetizar un blog.
  • Diseño gráfico.
  • Fotógrafo para bancos de imágenes.

Si otros pueden, tú también

He encontrado este artículo que destaca que AirBnb ha puesto su foco de atención sobre los nómadas digitales, porque sabe que el número de personas que optan por este estilo de vida está en aumento y eso está haciendo crecer la demanda de alojamientos por todo el mundo.

Es un fenómeno que ya no hay forma de parar, ya hay mucha gente que se está atreviendo a dar el paso y cambiar su forma de vivir y trabajar. Así que, ahora que tienes claro qué es un nómada digital y cómo llegar a serlo, ¿te atreverías a hacer un cambio tan importante en tu vida? Mi recomendación es que lo medites bien y, si finalmente te decides, ¡ve a por ello!

Fotos: Pixabay

0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
WhatsApp
Compartir