Para muchas personas hablar de dinero, es un casi un tabú. Sin embargo, todos los días manejamos dinero y hacemos transacciones con él. Si lo piensas bien, todo lo que haces tiene que ver con el dinero… y también lo que no haces… Vas a trabajar a cambio de un sueldo, compras alimentos a cambio de dinero, consumes luz, agua, internet, teléfono, etc. a cambio de una tarifa mensual. A pesar de todo esto, en ningún temario escolar incluye la educación financiera. Y desafortunadamente, en pocos hogares se enseña qué son las finanzas personales y su importancia.

Las finanzas personales es un tema serio, y aprender a planificarlas te permitirá tener una economía saludable en el presente, y poder proyectarte en el futuro alcanzando tus sueños.

Finanzas personales: ¿Qué son?

Las Finanzas es un término económico amplio, abarca el estudio de las transacciones y la administración de dinero y bienes entre distintas entidades económicas.

Muchas personas se quedan con este concepto asociado a otros términos más complejos como la bolsa de valores, las inversiones, etc… y es ahí en donde aparece el principal bloqueo para aprender más.

Wikipedia dice que “las Finanzas Personales son la gestión financiera que requiere un individuo o unidad familiar para presupuestar, ahorrar y gastar sus recursos monetarios a través del tiempo, teniendo en cuenta los riesgos financieros y los acontecimientos futuros de su vida” ​ 

En decir, que las finanzas personales tienen que ver con la administración y el manejo que haces de TU dinero y de TUS bienes.

¿Y por qué es importante entender tus finanzas personales?

La mayoría de las personas no cuentan con educación financiera, y no hacen una planificación mensual porque piensan que es algo muy difícil, o peor aún, piensan que no la necesitan porque no ganan miles de euros al mes. Sin embargo, estas mismas personas hacen malabares al final de mes porque no les alcanza para cubrir todos los gastos.

Créeme he escuchado muchos casos así.

Obviamente, hay casos que no se solucionan solo con planificar, pero no voy a hablar de ellos aquí.

El principal objetivo de las finanzas personales es ayudar a las personas y a familias a tener una economía estable y a lograr sus objetivos, optimizando el manejo de sus recursos.

Por eso, mi intención es que te familiarices con las finanzas personas para que entiendas cómo funcionan y cómo manejar tu dinero de la manera más adecuada para ti.

Si crees que porque no ganas miles de euros al mes no deberías a aprender a administrar tu dinero de forma inteligente, te equivocas amiga. Por el simple hecho de tener dinero en tus manos ya tienes finanzas personales, malas o buenas pero las tienes.

Así que más vale aprender a hacer un uso inteligente de estos recursos, a ser conscientes de las decisiones que tomas cuando usas tu dinero porque cualquier decisión puede beneficiarte o perjudicarte en el presente y en tu calidad de vida del futuro. ¿No te parece esto lo suficientemente importante?

7 Consejos para tener buenas finanzas personales

1. Elaborar un presupuesto personal

Cuando hablo de presupuestos muchas personas en lo primero que piensan es “voy a dejar de hacer tal o tal cosa” y claro, se agobian.

La verdad es que tener un presupuesto tiene muchas ventajas. Por ejemplo, te ayuda a hacer un seguimiento de tus gastos y sobre todo a planificar cuanto dinero vas a destinar a gastos y ahorros. Esto te hará la vida más llevadera. Y verás que no es nada complicado.

Otro de los beneficios de hacer un presupuesto es que te sirve para analizar las fuentes de ingresos de las que dispones ahora y buscar otras nuevas. (En este artículo menciono algunas ideas)

También, tener un presupuesto te ayuda a ser consciente de las deudas que tienes. Y si es tu caso, tu principal objetivo debería ser pagarlas para poder empezar a ahorrar. Sin embargo, hay que valorar también según el tipo de interés de dicha deuda, ya que si el tipo de interés es bajo podrías valorar ir pagando poco a poco y así destinar una parte de tu dinero a ahorrar.

Una de las formas para planificar tus finanzas es siguiendo la Regla 50/30/20. Se trata de repartir cada mes tu dinero en tres grupos por porcentajes: 50% para gastos necesarios, 30% para gastos variables y 20% para ahorros. También puedes adaptar los porcentajes a tu nivel de vida, pero esta regla te puede servir de guía.

Planificar tus finanzas personales

Aprender a planificar tus finanzas te permitirá tener una economía saludable ahora y en el futuro

2. Crear un Colchón financiero

Un Colchón financiero es una cantidad de dinero reservada a cubrir imprevistos, aquellos gastos inesperados como la reparación del coche, la compra de un nuevo electrodoméstico roto o el pago del alquiler si nos quedamos sin trabajo.

Lo ideal es tener ahorrado como mínimo lo equivalente a entre tres y seis meses de tus gastos necesarios para vivir. (¡ves porque es importante tener un presupuesto!, así conocerás este dato). Así podrás vivir entre tres y seis meses cubriendo tus necesidades si ocurre el caso de que te quedes sin trabajo.

Obviamente, esta es una recomendación. Tú decides con que cantidad te sentirías tranquila si el día de mañana te quedas sin ingresos. Cuando llegues a esa cantidad, puedes seguir ahorrando y destinando ese dinero a otro objetivo financiero como la jubilación, por ejemplo.

3. Pensar en tu jubilación

¡Un día eres joven, y al otro te pones a pensar en la jubilación!

Así es. Yo también me considero joven y a veces pienso que aún falta una eternidad para mi jubilación, pero llegará antes de darme cuenta. Mejor estar preparada, ¿no crees?

Aquí si voy a ponerme un poco más técnica, porque cuanto más joven empieces, más ventaja sacarás de lo que los asesores llaman “la magia del interés compuesto”.

Y, ¿qué es esto del interés compuesto?

Es la cantidad de dinero que has generado durante un periodo de tiempo y se va sumando al capital inicial, y sobre el que se producen nuevos intereses. Es un efecto multiplicador.

En este artículo te explica muy bien qué es el interés compuesto.

4. Destinar un porcentaje de tus ingresos a ahorros y divídelos

Para mí, tu colchón financiero y tu jubilación son los dos destinos de ahorro imprescindibles que todas deberíamos tener.

Después de haber incorporado en tu presupuesto esto y dependiendo de tus necesidades e ingresos, puedes pensar en otros destinos para tus ahorros, y en distintos plazos (corto, medio y largo). Por ejemplo: para una casa, para empezar tu propio negocio o para el viaje de tus sueños.

Una recomendación: ponle nombres a cada uno de tus objetivos ahorro. Si identificas el destino de los ahorros te servirá de motivación porque cada mes estarás un pasito más cerca de hacerlo realidad.

Piensa en ese viaje al Caribe, tumbada en la playa con un mojito en la mano… Así es más fácil ahorrar, ¿no crees?

5. Hacer que el dinero trabaje por ti.

¿Sabes lo que es la inflación? Es lo que hace que cada mes tu dinero pierda valor.

Por eso ahorrar está bien, pero está mucho mejor si ese dinero lo haces trabajar para ti y no lo tienes debajo del colchón.

¿Cómo?

Invirtiendo, con el objetivo de obtener rendimientos por encima de la inflación como mínimo.

6. Usar con prudencia las tarjetas de créditos. ¡Si no las tienes, mejor!

Actualmente, es común que tu banco te ofrezca una tarjeta de crédito sin haberla pedido. Pero hay que tener cuidado con lo que supone este pequeño trozo de plástico.

Cuando usas tu tarjeta de crédito, estás creando una deuda con tu banco.

Si tu objetivo es reducir deudas o no tenerlas, lo mejor es evitar el uso de ellas.

Pero si te surge algún imprevisto y no te queda otra opción, que sea solo para eso y asegúrate de pagar lo antes posible.

7. Darte alguna recompensa de vez en cuando

Si eres de las personas que mencionaba al principio, que tenia miedo a que planificar significaría privarse de muchas cosas, es importante tener alguna recompensa para que disfrutes de tu buen trabajo.

Aunque tener un presupuesto y planificar son importantes. No quiere decir que tengas que limitar tu vida ni quitar las actividades que más te gustan hacer y que te hacen feliz. Se trata de tomar decisiones teniendo la tranquilidad de que tu economía está bien ahora y en el futuro.

Date un capricho de vez en cuando, haz eso que te saca una sonrisa solo de pensarlo.

Conclusiones

Las finanzas personales son importantes para todos. Porque todos queremos tener tranquilidad económica en el presente y en el futuro. Por eso entenderlas es el primer paso.

No te preocupes si no has recibido educación financiera antes, lo importante es empezar y por eso estás leyendo este artículo.

Mi recomendación es empezar llevando el control de tus gastos. Para que seas consciente de cómo están ahora tus finanzas. Buenas o malas son las que tienes ahora, y a partir de ahí puedes tomar decisiones para mejorar.

0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
WhatsApp
Compartir