Ha llegado ese momento que tanto estabas esperando. Por fin, después de mucho esfuerzo, tienes un pequeño colchón de ahorros que te salvará en caso de dificultades económicas y que, si sigue creciendo, podrá ayudarte a disfrutar de la jubilación que te mereces. ¿Qué necesitas ahora? ¡Saber cómo invertir en bolsa!

No te preocupes, yo también estaba un poco asustada la primera vez que me decidí a arriesgar mis ahorros de esta manera. Pero te aseguro que si lo haces bien, los resultados pueden ser muy positivos.

Tampoco te voy a engañar diciéndote que siempre vas a ganar dinero, porque realmente no es así. Pero si le dedicas tiempo a aprender a invertir en bolsa conseguirás que ese colchón de ahorros que tanto te ha costado conseguir siga creciendo poco a poco. ¿Estás decidido o decidida? ¡Pues vamos a por ello!

Para saber cómo invertir en bolsa, sé consciente de las ventajas y de los inconvenientes que tiene

Seguro que a lo largo de los años has escuchado cientos de cosas a favor y en contra de esta forma de obtener rentabilidad por tus ahorros. Hay personas que son fans de la bolsa y la consideran la mejor forma de inversión que existe. Pero también nos encontramos con quien le tiene un pánico absoluto y jamás se jugaría su dinero de esta forma.

Yo personalmente me sitúo en un punto intermedio. Creo que invertir dinero en bolsa es una muy buena opción, pero hay que combinarla con otras alternativas de inversión. Además, hay que tener siempre muy presentes los riesgos y actuar con precaución para que, en caso de sufrir pérdidas, estas sean las menos posibles.

Si estás leyendo este artículo es porque, como mínimo, tienes interés en saber cómo invertir en bolsa. Así que te voy a hablar de las ventajas y de los inconvenientes de este método. Considero fundamental que los conozcas, porque solo así podrás saber si de verdad es una opción viable para tu perfil inversor.

Lo bueno de invertir en bolsa es que…

Diversifica tus activos y así reduces el riesgo

Inviertas en lo que inviertas, siempre tienes un cierto riesgo de perder dinero. Es cierto que hay productos de inversión muy muy seguros, como los Bonos del Estado. Pero es precisamente ese exceso de seguridad el que hace que al final no ganes prácticamente nada.

Te encuentras con que tienes tu dinero retenido, y al final lo que te dan por él no merece la pena. De ahí que cada vez más pequeños inversores como tú y yo busquemos alternativas y queramos jugar en las “grandes ligas” de la inversión pero siempre con cabeza.

¿Conoces el dicho “no pongas nunca todos los huevos en una misma cesta”? Pues a la hora de invertir hay que hacer lo mismo. En bolsa tienes muchos activos entre los que elegir. Puedes comprar acciones de empresas petrolíferas, de nuevas tecnologías, de telecomunicaciones, de obras públicas, etc.

Sin necesidad de buscar otra forma de inversión puedes destinar tu dinero a diferentes productos, y esto siempre es una ventaja. Así, si algunas de tus acciones no dan los rendimientos esperados o incluso te hacen perder dinero, lo que ganes con otras compensarán lo perdido.

El rendimiento es mayor a largo plazo

Una buena estrategia de ahorro e inversión pasa por combinar inversiones que den rendimiento a corto y a largo plazo. En general, cuando estamos invirtiendo, el tiempo siempre juega a nuestro favor, puesto cuanto más tiempo tengamos invertida una determinada cantidad de dinero, más rendimiento nos va a dar.

Aunque hay quien se especializa en jugar en bolsa a corto plazo (esto es lo que conocemos como Forex), lo cierto es que la verdadera rentabilidad la consigues al mantener tus activos durante un tiempo prolongado. Es decir que no hace falta que estés todo el día pendiente de cómo van las cotizaciones, especialmente si has invertido en valores sólidos.

No necesitas mucho dinero

No todos tenemos la misma capacidad de ahorro. Hay quien puede guardar todos los meses un 10% o un 20% de sus ingresos y hay personas para las que esto resulta totalmente imposible.

Lo bueno de la bolsa es que no tiene las mismas barreras de entrada que otras fórmulas de inversión. En cuanto tienes un poco de dinero ahorrado, si sabes cómo invertir en bolsa, ya puedes empezar a moverlo para que vaya generando rendimiento. De hecho, lo mejor es no esperar demasiado. Ya sabes que Warren Buffett es uno de los firmes defensores de eso de que nunca se es demasiado joven para empezar a invertir.

Si necesitas liquidez, la tienes

Una inversión inmobiliaria, un plazo fijo y un plan de pensiones, ¿qué tienen en común? Que una vez que pones tu dinero en ellos, este queda en cierta medida bloqueado, puesto que si necesitas recuperarlo vas a tardar un tiempo entre medio y largo para conseguirlo.

Con las inversiones en bolsa no pasa esto. Si ocurre algo que hace que necesites recuperar tu dinero, puedes vender tus acciones inmediatamente. Una venta de urgencia quizá te haga perder algo de rentabilidad si el momento que has elegido para vender no es el mejor, pero a cambio tienes tu dinero de vuelta en tu cuenta en apenas unas horas, listo para poder hacer frente a la emergencia.

Es un mercado regulado y transparente

Sin lugar a dudas una de las grandes ventajas de este sistema es que es muy seguro debido a la regulación del mercado de valores. Las empresas que quieren vender sus acciones deben pasar por un exhaustivo análisis para demostrar que son realmente viables.

Además, la información sobre la rentabilidad de las empresas es pública. Así, antes de poner nuestro dinero en sus acciones, podemos informarnos con todo detalle sobre cómo ha sido su trayectoria hasta ahora. Esto no asegura la ganancia, pero nos permite ir un poco más seguro.

como invertir en bolsa

Sigue y analiza la información financiera. Es clave para ganar dinero en bolsa.

 

Lo malo de invertir en bolsa es que…

La rentabilidad no está asegurada

Aunque esto es una desventaja, hay que reconocer que este inconveniente nos lo vamos a encontrar en prácticamente cualquier producto de inversión. Siempre hay un cierto índice de riesgo. Sin embargo, ya hemos visto antes que podemos encontrar el equilibrio dentro del riesgo que queremos correr si diversificamos.

Necesitas tener unos mínimos conocimientos

Hay mucho desconocimiento sobre cómo se invierte en bolsa y muchos mitos y leyendas en cuanto a este sistema, lo que hace que muchas personas no lo vean como una opción viable para ellas.

Lo que no podemos negar es que no podemos empezar a jugarnos nuestro dinero sin tener ni idea de cómo funciona este sistema. Invertir en bolsa requiere un poco de esfuerzo por nuestra parte. En primer lugar, debemos aprender unas nociones básicas sobre su operatividad. Y tampoco viene mal dedicar algo de tiempo a informarse sobre cómo está el mercado bursátil.

Los mercados son volátiles

Mucha gente que no sabe cómo invertir en bolsa tiene la creencia de que con la ella se pueden obtener grandes beneficios en poco tiempo. Pero esto es muy complicado, y operar de esta forma exige tener un conocimiento a fondo, tanto de la bolsa en sí misma como de las empresas que operan en ella, y de lo que está ocurriendo en el mercado.

A corto plazo los mercados son bastante volátiles: lo que hoy vale mucho mañana puede no valer nada. Y si no somos conscientes de ello y si nos obsesionamos con conseguir una alta rentabilidad en poco tiempo, al final lo único que conseguimos es perder dinero. Para hacer inversiones debemos tener una estrategia muy bien definida.

Evita los errores comunes

Ahora ya sabes que cuando inviertes en bolsa no es todo de color de rosa, pero también que no es algo que esté totalmente fuera de tu alcance. Ahora bien, si realmente quieres saber cómo ganar dinero en bolsa, no puedes pasar por alto los errores comunes.

Lo he visto una y otra vez: personas que se dejan llevar por los cantos de sirena al pensar que van a ganar mucho por su dinero y que finalmente se encuentran con que no ha sido así. Lo que hay detrás de todos estos casos suelen ser unos errores frecuentes en los que no es extraño caer, si no se sabe mucho sobre inversiones ni sobre bolsa.

Mi objetivo con este artículo es que sepas cómo invertir en bolsa con seguridad, y de una forma adaptada a tus necesidades y recursos. Por eso, no quiero que pierdas ni uno solo de tus valiosos euros por culpa de un error. Así que toma buena nota de todos ellos para no cometerlos.

No aceptar las pérdidas, un gran error si no sabes cómo invertir en bolsa

Lo pongo el primero porque creo que a la hora de invertir nuestro dinero, lo primero que tenemos que hacer es asumir que, en algún momento, vamos a perder. Esto no debe asustarnos, pero sí debe hacernos actuar de forma precavida.

La historia de las inversiones está llena de gente que se ha arruinado porque tuvo miedo a vender acciones cuando estas se estaban depreciando, con el objetivo de no perder dinero. Al final esperaron demasiado y se encontraron con que esas acciones eran papel mojado y ya no valían absolutamente nada.

Piensa que tener tu dinero cautivo en una inversión que no te está dando rentabilidad no te sirve de nada. Sácalo de ella aunque pierdas algo y ponlo en otro activo que sí genere ganancias.

No diversificar

A esto ya he hecho referencia antes, pero me sigue sorprendiendo que haya tantas personas que acaban perdiendo mucho dinero por poner todos sus ahorros en un mismo producto de inversión.

No importa si vas a invertir en bolsa, en un plan de pensiones o cualquier otro producto, ¡nunca pongas tu dinero en un único producto de inversión! Hacerlo es la forma más fácil de quedarte sin nada en caso de que algo vaya mal.

En el caso concreto de la inversión en bolsa, no sólo es un error comprar siempre acciones de la misma empresas. Tampoco es recomendable centrarse sólo en un sector.

Imagina que en tu cartera sólo tienes acciones de bancos. Puedes haber diversificado si tienes de varias entidades. Pero si llega una crisis financiera todas las acciones que tienes van a perder valor. Por eso, no te centres nunca en un único sector de inversión.

Actuar con precipitación

Cuando vemos imágenes de los brokers en el cine, siempre están estresados y tomando decisiones a la velocidad del rayo. Sin embargo, invertir en bolsa no está reñido con tomarse las cosas con calma. De hecho, actuar con precipitación sólo nos lleva a tomar decisiones incorrectas por no haber valorado bien todas las opciones.

Está claro que no es bueno mantener acciones que están perdiendo valor, tal y como ya he mencionado antes. Pero tampoco hay que venderlas a la primera de cambio. El mercado es tan volátil que una empresa puede empezar el día en pérdidas y acabar con ganancias.

Antes de decidir, hay que evaluar diferentes posibilidades. Para eso debemos tener buenos conocimientos sobre cómo funciona la bolsa y qué es lo que está ocurriendo en el mercado exactamente en ese momento.

como invertir en bolsa tiempo

Invertir en la bolsa no implica correr contra el reloj.

Pensar que las grandes compañías siempre se recuperan pronto

En la cartera de todos los inversores suele haber lo que se consideran “valores seguros”. Son acciones de empresas con una gran estabilidad. Muchas veces no son acciones demasiado rentables precisamente por esa estabilidad, pero aportan cierta seguridad al saber que la empresa a la que pertenecen es una entidad solvente.

Pero el mercado no perdona a nadie, e incluso la empresa más popular del mundo puede ver sus acciones caer. Piensa por ejemplo en Apple. Es una de las compañías más valoradas, pero no siempre sus acciones están al alza.

Es cierto que una gran compañía siempre lo tiene más fácil para reponerse de las pérdidas. Si aguantas las acciones, seguramente al final vas a obtener rentabilidad. Sin embargo, pensar que sólo por tratarse de una gran compañía, esta va a remontar es también un error.

No se trata de que te vayas a arruinar si no sacas tu dinero, ya que es muy raro que una gran compañía llegue a la quiebra. Pero a veces la recuperación tarda mucho más de lo esperado.

Le pasó a Telefónica hace algunos años. Sus acciones cotizaban a 7,60 euros y cayeron, luego empezaron a recuperarse. Pero dos años después seguían teniendo un precio en torno a los 6 euros.

No revisar la cartera de valores

Admíteme un consejo esencial cuando se trata de cómo invertir en bolsa: como pequeño inversor, ni puedes ni debes obsesionarte con tu cartera de valores, pero es un error desentenderse totalmente de la misma.

Si algo nos ha quedado claro hasta aquí, es que los mercados son muy dinámicos y las cosas pueden cambiar en cuestión de minutos. Así que una cartera confeccionada en enero de este año puede que ya no sea tan rentable en enero del año que viene.

Mi consejo en cuanto a esto es que revises periódicamente tu cartera de valores y analices si de verdad te interesa lo que tiene, o si ha llegado el momento de hacer algún ajuste.

No tener un objetivo

Ganar dinero es el objetivo de todos los que invierten en bolsa, eso está claro. Pero no todo el mundo tiene las mismas metas en cuanto a ganancias. Quien quiere ganar mucho dinero en poco tiempo debe optar por activos de riesgo, mientras que quien no tiene prisa por hacer crecer sus ahorros puede adoptar un perfil mucho más conservador.

Los objetivos que tengas en cuanto a tu dinero determinarán en qué productos deberías invertir y cómo deberías actuar con respecto a ellos. De ahí que sea un gran error ponerse a invertir sin saber a dónde quieres llegar. Plantéate un objetivo realista y busca formas de conseguirlo.

Invertir dinero que necesitas para otra cosa

Cuidado con este error porque es extremadamente peligroso. Es uno de los que más debes evitar.

Para invertir, primero tienes que tener ahorros. ¿Qué son ahorros? Es esa parte de tu capital personal que no necesitas para cubrir ninguna de tus necesidades ni de tus obligaciones pendientes. Podemos decir que el ahorro es lo que nos sobra después de haber pagado todo lo que debemos y haber llenado nuestra nevera. Esto es lo que explica que no todo el mundo pueda ahorrar, y que el nivel de ahorro sea muy diferente de una persona a otra.

Jamás deberías invertir un dinero que necesites para otra cosa, es decir, que no constituya un ahorro. Es cierto que las acciones se convierten en dinero líquido en muy poco tiempo. Pero si vendes con prisa por tener una urgencia, podrías acabar perdiendo dinero. Y si estás invirtiendo un capital que realmente deberías haber destinado a otra cosa, existen muchas posibilidades de que acabes malvendiendo las acciones.

No tener en cuenta los gastos asociados

Son muchos los que piensan que invertir en bolsa es ganar o perder, y poco más. Pero no hay que olvidar que esta actividad tiene un coste. Y es un coste que debemos valorar para ver si de verdad la rentabilidad que nos ofrece una inversión nos interesa o no.

No pierdas de vista las comisiones, puesto que con frecuencia estas pueden hacer que una inversión que a priori es rentable no sea tan interesante para ti como pensabas.

Si operas a través de un broker, vas a tener que pagar por cada operación de compra y venta, así como una comisión de mantenimiento, por cobro de dividendos, por ampliación del capital invertido y por traspaso de las acciones de un broker a otro.

Lo bueno es que hay tantos brokers en el mercado que si investigas bien, puedes encontrar uno que te aplique comisiones más bajas.

Para aprender a invertir en bolsa, pon en marcha estas buenas prácticas

Ahora que ya sabemos lo que no debemos hacer, es hora de analizar aquello que sí debemos hacer si queremos alcanzar el éxito con nuestra inversión. Te advierto de antemano que esto implica dedicarle algo de tiempo para asegurarte de que estás haciendo lo más indicado. En ningún caso puedes entrar en la bolsa “a lo loco”.

Tómatelo con calma y sigue los siguientes consejos. Estarás mucho más cerca de conseguir tu objetivo.

como invertir el bolsa jardín

En la bolsa como en el jardín, es importante seguir las buenas prácticas.

Fórmate, aprende cómo invertir en bolsa

Si estás leyendo este artículo, es evidente que ya has dado el primer paso. Pero mi objetivo es darte unas nociones básicas para que puedas saber si este tipo de inversión es para ti. En caso de que llegues al final del artículo y te animes con la bolsa, lo mejor es que te formes y te informes a través de medios especializados.

Voy a retomar de nuevo palabras de Warren Buffett, y es que habrá pocas personas en el mundo que sepan tanto de finanzas e inversiones como él. Empezó a invertir su dinero con 11 años y ha llegado a señalar que debería haberlo hecho antes.

Es un genio, pero también es una persona muy formada. Uno de los mejores consejos que ha dado a los inversores es que inviertan primero en sí mismos, que ellos son su mejor activo.

¿Quieres ganar dinero con tus ahorros? ¿Quieres alcanzar la libertad financiera? Entonces no dudes en invertir en formación. Cuanto más sepas, mejores decisiones podrás tomar y mejores resultados obtendrás.

Recuerda cuando te sacaste el carné de conducir. Antes de ponerte al volante del coche, tuviste que aprender la teoría. Pues esto es exactamente igual. Primero fórmate, y luego te pones manos a la obra con tus inversiones.

Hoy en día lo tenemos muy fácil para aprender sobre prácticamente todo. No sólo hay cursos específicos, también puedes leer blogs de referencia y medios de comunicación especializados en finanzas.

Si me admites un consejo extra, nunca dejes de formarte. Cuantos más actualizados tengas tus conocimientos, mucho mejor. Y esto es algo que no aplica solamente a la formación en finanzas e inversiones.

Determina cuánto dinero vas a invertir en bolsa

Cuando ya tienes algo de ahorro, es momento de empezar a buscar alternativas de inversión. Valora lo que tienes y lo que te ha costado conseguirlo, y no te lo juegues todo en la bolsa.

Lo más inteligente en estos casos es empezar con pequeñas aportaciones. Así minimizas el riesgo a la vez que vas aprendiendo.

El resto del dinero que tienes invertido, ponlo en otros productos que también te den rentabilidad. Y sigue ahorrando por tu cuenta.

Entre el dinero que guardas para invertirlo y la rentabilidad que ya te está dando lo que tienes invertido, tus ahorros siguen creciendo. A la vez, vas ganando experiencia sobre el funcionamiento de la bolsa, así que puedes ir aumentando progresivamente el dinero que dedicas a esta inversión.

Define tu perfil inversor

Antes de empezar a jugarte tu dinero debes determinar cuál es tu tolerancia con respecto al riesgo. Aunque estés invirtiendo dinero que, a priori, no tienes que dedicar a otra cosa, puedes ser más o menos tolerante ante la pérdida de capital.

Existe una relación directa entre riesgo y retorno. Normalmente, cuanto más riesgo implica una inversión, mayor rentabilidad puede ofrecer. Pero poner dinero en activos de este tipo sólo es aconsejable para aquellas personas que tienen una alta tolerancia al riesgo, que generalmente son quienes tienen un importante patrimonio y a quienes no les supone demasiado problema perder unos cuantos miles de euros.

Seguro que este no es tu caso, y tampoco es el mío. Así que seguramente tendrás que situarte en un perfil inversor entre medio y bajo, en función del riesgo de pérdida que estés dispuesto a asumir.

Hazte una pregunta: “¿qué porcentaje de tu capital podrías aceptar perder?” Si es muy poco, está claro que eres un inversor de perfil de riesgo bajo, por lo que quizá la bolsa ni siquiera sea una buena opción para ti.

Si es una cifra algo más elevada, te puedes calificar como inversor de perfil medio. Esto te permitirá empezar a buscar activos con una rentabilidad algo más moderada pero con menos riesgo.

Es decir que según cómo sea tu perfil inversor, sabrás cómo invertir en bolsa y cómo debe ser tu cartera de inversiones.

Crea una cartera diversificada

En tu cartera de inversión debería haber un poco de todo. No pueden faltar esos valores seguros de los que hablábamos antes, ya que siempre generan algo de rentabilidad. Por otro lado, lo ideal es combinar acciones más estables con otras que tengan un riesgo que estés dispuesto a aceptar.

No te limites sólo a las empresas conocidas. Hay muchas empresas cotizando que quizá no son a día de hoy conocidas por el gran público pero que sí pueden ser interesantes para ti.

Como ya te he comentado antes, procura que en tu cartera haya acciones de diferentes sectores. Y revísala de vez en cuando para ver si te está ayudando a cumplir tus objetivos o si tienes que hacer algún ajuste.

Decide tu actitud inversora

Esta decisión puede ser fundamental en el éxito de tus inversiones. Se trata de elegir si quieres adoptar un papel más activo y gestionar tu mismo tus inversiones, o si prefieres un rol más pasivo y vas a dejar esta tarea en manos de un especialista.

Ya hemos visto antes que contar con los servicios de un broker siempre implica un coste. Pero si no tienes mucha experiencia compensa más pagar a un especialista y obtener rentabilidad (aunque a lo que ganes le tengas que descontar los gastos de tener un broker), antes que ahorrarte costes pero no conseguir la rentabilidad que querías por falta de conocimiento sobre el funcionamiento del mercado.

Ten mentalidad a largo plazo

Tómate la inversión en bolsa con paciencia. Puede que la primera vez que hagas una operación intradía (comprar y vender en el mismo día) te salga bien, pero esto no quiere decir que vaya a ser así siempre, puede ser una mera cuestión de suerte.

Un buen inversor de bolsa pone su dinero en ella con la vista puesta a largo plazo. Vas a obtener beneficio, pero no será mañana.

Mantener tus inversiones a lo largo del tiempo (mientras esto sea aconsejable) te ayudará a ir aprendiendo poco a poco y a tomar tus decisiones de forma meditaba y una vez analizadas bien todas las opciones.

Elige un buen broker

Tu broker va a tener una importancia trascendental en el éxito o fracaso de tus inversiones. Mi consejo es que escojas a alguien que te ofrezca confianza y que no te cobre demasiado. Pero en ningún caso elijas a tu broker únicamente por su tarifa. Que cobre muy poco no quiere decir que sea el peor, pero tampoco una tarifa excesiva implica que sea el mejor en su sector y te vaya a hacer ganar mucho dinero.

Intenta encontrar un profesional que te ofrezca un precio por sus servicios que se ajuste al mercado y no dudes en informarte sobre su reputación. Esta es la mejor forma de saber si puedes fiarte o no de él.

¿Estás listo para invertir?

Todo el camino que hemos recorrido hasta ahora debería servirte de ayuda para aclarar tus dudas con respecto a si lo de poner tu dinero en bolsa es para ti o no. Si consideras que no, no te preocupes: existen otras formas de inversión que también te pueden dar rentabilidad y evitarán que la inflación cause estragos sobre tus ahorros a largo plazo.

Si has decidido que estás listo para dar el paso e invertir en bolsa, ¡enhorabuena! El mundo es de los valientes y tú eres uno de ellos. Recuerda estos consejos que te ayudarán a emprender tu camino con éxito:

  • Fórmate sobre finanzas y mantente siempre al día con respecto a la información bursátil.
  • Nunca inviertas dinero que sepas que vas a necesitar para otra cosa.
  • Empieza invirtiendo pequeñas cantidades.
  • Diversifica tus inversiones tanto dentro como fuera de la bolsa.

Ahora que ya sabes cómo invertir en bolsa, ha llegado el momento de pasar a la acción. Lo único que me queda por decirte es lo que nos aconseja la propia Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV): invierte con sentido común, de forma responsable y analizando siempre bien toda la información que encuentres a tu alcance.

Fotos: Pixabay

13 Compartir
Compartir11
Twittear
Pin2
WhatsApp
Compartir