Jimena Villacrés

Jimena Villacrés

3 Métodos para organizar tus finanzas personales y ahorrar

tres metodos para organizar finanzas personales

Para organizar tus finanzas y lograr ahorrar dinero mes a mes, puedes implementar algunas reglas simples que te ayudarán a gestionar mejor tu presupuesto y evitar los gastos innecesarios que surgen como consecuencia de una mala administración.

No importa si ganas mucho o poco. Planificar y mantener estas acciones con constancia te permitirán mejorar tu situación financiera y la de tu familia, en el presente y en el futuro.

La importancia de organizar tus finanzas

La organización de las finanzas es absolutamente esencial para tu seguridad y tu libertad financiera.

La planificación te ayuda a concentrarte en tus objetivos a corto y largo plazo, como comenzar a ahorrar y poder contar con un capital importante en el futuro. Pero además, es la clave para tomar mejores decisiones y, como consecuencia, evitar las preocupaciones por los gastos excesivos y las deudas sin pagar.

Tener un presupuesto familiar y administrarlo correctamente es beneficioso, independientemente de tus ingresos, tu estilo de vida y tu situación familiar.

Si ganas poco, te ayudará a llegar a fin de mes y comenzar a ahorrar, pero si ganas mucho, te ayudará a evitar los gastos innecesarios, para aumentar de forma inteligente tu capital.

3 Métodos para organizar tus finanzas y ahorrar

1. Separa los gastos fijos de los variables

Tener un control detallado de tus ingresos y tus gastos es fundamental para comenzar a gestionar tu presupuesto de forma eficaz. Para ello, es conveniente que hagas una lista de tus ingresos y otra de tus gastos detallados. Después de identificar los ingresos y los gastos, separa los gastos fijos de los gastos variables.

Los gastos fijos son los que, invariablemente, debes abonar mes a mes, como el alquiler, los pagos de préstamos o cuotas, los gastos de suministros (agua, luz, gas, etc.). Mientras que los gastos variables son los que varían mes a mes, como la comida, la compra de ropa, las salidas al cine, etc.

De estos dos tipos de gastos, los que puedes controlar o evitar son los costos variables. Si revisas una vez más tu lista, podrás determinar las partidas que te ayudarán a ahorrar, por ejemplo, comprando los alimentos en una tienda más barata o mirando películas en casa.

2. Implementa la regla 50/30/20

La regla 50/30/20 es simple pero muy efectiva. Se trata de asignar el 50% de tu presupuesto a tus gastos fijos, el 30% a tus gastos variables y el 20% para el ahorro. Si tienes deudas bancarias o una hipoteca, deberías destinar el porcentaje de ahorro para cancelarlas, antes de comenzar a guardar dinero.

Al distribuir tus ingresos en estas tres categorías, serás más consciente de tus hábitos de gastos y evitarás gastar en exceso, para ahorrar de forma inteligente. Sin embargo, deberás reducir tus gastos superfluos para limitarte solamente al 30% de tus ingresos.

Comienza categorizando los gastos, dividiendo tu presupuesto en porcentajes y definiendo límites de presupuesto para cada categoría. Puede serte útil hacer una tabla de Excel para hacer un seguimiento de todos los gastos que realizas.

3. Sigue el método Kakeibo

Kakeibo (o Kakebo) significa «libro de cuentas del hogar» en japonés. Este es un sistema de gestión del presupuesto que prioriza el ahorro frente a los gastos, organizando las finanzas en un cuaderno o “diario”, donde también anotas reflexiones sobre tus hábitos de consumo o de gastos.

Para seguir este método, anota en el cuaderno los ingresos que has recibido en el mes y los gastos que necesitarás hacer, seguido por un objetivo de ahorro y para qué quieres ahorrar.

Te será útil crear columnas de gastos, como “supermercado”, “transporte” y “salidas”. La idea es, no solo saber cuánto gastas, sino también en qué gastas el dinero.

Al releer tus gastos a fin de mes, escribe pensamientos y observaciones sobre cada gasto, para ser más consciente sobre tus hábitos de consumo. Con ello también aprenderás rápidamente a distinguir entre gastos necesarios y deseos innecesarios, para establecer una meta de ahorro más realista y, quizás, más ambiciosa, para el mes siguiente.

Puedes elaborar un diario de gastos con un cuadernos o también adquirir uno como este.

Algunos consejos

Detalla tus ingresos y ahorra primero

Ahorrar dinero puede ser muy difícil cuando debes confiar en tu fuerza de voluntad para lograr el objetivo que te has propuesto. Por ello, en lugar de controlar tus gastos para poder ahorrar al final del mes, haz lo opuesto.

Establece un pago automático, todos los meses, a una cuenta de ahorro, antes de comenzar a gastar, o haz un depósito. Priorizar tu ahorro te ayudará, ineludiblemente, a lograr un monto determinado en el correr del año.

Una vez hecho el ahorro, paga tus cuentas y establece tus gastos, dejando de lado los gastos innecesarios o excesivos. Si no tienes dinero a final de mes, no gastarás, pero habrás cumplido con tus compromisos y tu ahorro estará bien guardado.

Reduce cada categoría de gasto

Si has hecho un presupuesto detallado, ya sabes cuánto gastas por mes en tus necesidades. El monto del alquiler y las cuotas fijas seguirá siendo el mismo, pero siempre puedes recortar los gastos de los servicios, ahorrar en alimentación, transporte, en las salidas a cenar o en las compras impulsivas.

Proponte reducir estas categorías de gastos un 10 o un 15% y luego ingresa ese dinero a una cuenta de ahorro o una alcancía, para un propósito específico. Si mantienes tu motivación para lograr una meta, te será mucho más fácil ahorrar.

Decide si una compra vale la pena el trabajo

Antes de hacer un gasto, divide el costo de la compra por tu salario por hora, para determinar la cantidad de horas que deberás trabajar para pagarlo. Luego pregúntate si vale la pena.

Usa este cálculo para darte cuenta si estás trabajando demasiado para pagar cosas que no necesitas, o si realmente merece la pena trabajar tanto para pagar tus nuevos zapatos, tu bolso de marca o el último iPhone.

Usa las tarjetas de crédito con prudencia

Hoy en día, cuando tu banco te asigna un límite de crédito para una tarjeta, automáticamente cuentas con efectivo que, en realidad, no tienes, el que se multiplicará al no poder pagar el total a fin de mes.

Por ello, intenta limitar las compras de grandes montos con tarjeta de crédito. Es mejor esperar un tiempo antes de comprar un electrodoméstico nuevo que pagar intereses en exceso por una compra imprevista.

Planifica días sin gastos

Intenta un día a la semana no realizar ninguna compra. Esto puede parecerte difícil al principio, pero te ayudará a ahorrar dinero y aprenderás a vivir de forma más sencilla.

Para facilitar tu tarea, organiza una caminata y un picnic o dedica el día a realizar actividades en familia que no requieran gastos.

Evita las compras emocionales

El consumo razonable es comprar lo que realmente necesitas sin dejarte llevar por los trucos de marketing. Mientras que lo opuesto es salir a comprar algo y volver con varios productos que no pensabas comprar.

La compra impulsiva puede ser un verdadero desastre para cualquier presupuesto y por ese motivo, debes establecer alguna estrategia para evitarlo. Una buena opción es posponer el gasto unos 15 o 20 minutos. Si estás en una tienda, sal a tomar aire; si estás online, cierra el navegador por unos minutos mientras disfrutas de un café.

Te aconsejo sustituir esos minutos por 30 días, si la compra es bastante grande.

Protégete de las compras reactivas

Una compra reactiva es la que te lleva a gastar mucho más dinero que el que pensabas. Por ejemplo, compras una blusa o un traje fino y, al llegar a casa, te das cuenta que no tienes una falda o un pantalón que combinen.

Nuevamente compras lo que te hace falta, y notas que los zapatos que tienes no van bien con el conjunto. Compras los zapatos, luego accesorios a juego, y más adelante debes llevar la prenda a un servicio de limpieza especial.

Algunas compras son más reactivas que otras, pues pueden generar una espiral de consumo que no puedes detener de forma consciente. Es el caso de mudarte a un apartamento lujoso y luego comprar todo tipo de bienes acordes a tu nuevo estatus.

metodos para organizar tus finanzas personales
Métodos para organizar tus finanzas personales

Conclusiones

Para organizar tus finanzas y ahorrar, piensa que tu economía es como una dieta para bajar de peso. Si quieres adelgazar, debes gastar más calorías que las consumes y, para ahorrar, necesitas gastar menos de lo que ganas.

Realmente es sencillo, pero si no realizas un seguimiento de los gastos, nunca sabrás cuánto gastas y en qué lo gastas, por lo cual el primer paso es llevar un meticuloso control de tus finanzas mensuales.

Incluso si gastas exactamente todos tus ingresos, esta contabilidad te ayudará a comenzar a ahorrar. Por ello, vale la pena que te tomes el tiempo necesario para introducir este hábito positivo en tu vida.

Ahora que tienes una idea clara de las herramientas que necesitas para administrar tu presupuesto y organizar tus finanzas, puedes comenzar ahora mismo.

Mantén claros tus objetivos y no pierdas la constancia. Ten en cuenta que el dinero puede comprar la libertad. Cuanto más ahorras, más independencia tendrás en el futuro.

Cuéntame, ¿cuál es tu mayor reto a la hora de organizar tus finanzas?. Te leo en los comentarios.

¿Te interesa?

mock up guia siete habitos

¡DESCARGA GRATIS ESTA GUÍA!

Jimena Villacrés es la Responsable del Tratamiento de tus datos, con la finalidad de enviarte su guía gratuita, remitirte actualizaciones del mismo y para mantenerte informado7a de novedades y promociones de www.123didnero.com, salvo que te opongas a ello en cualquier momento. Tienes derecho de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición al tratamiento y portabilidad. Puedes ejercitar tus derechos en www.123dinero.com Más información en la Política de Privacidad. *

¿Te ha gustado este contenido?. Compártelo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.