Una de las claves para conseguir unas finanzas personales saludables es la elaboración de un presupuesto personal ajustado a tus necesidades.

Un presupuesto es la planificación de tus ingresos y gastos, y es fundamental crear uno para tener un plan de acción hacia tus objetivos financieros. Además, te ayudará a mejorar tu economía para que puedas tener esa tranquilidad financiera que tanto anhelas.

En este artículo voy a enseñarte cómo hacer un presupuesto personal siguiendo 7 pasos. También voy a compartirte 7 recomendaciones para que tu presupuesto tenga éxito y consigas tus sueños.

¿Qué es un presupuesto personal?

Un presupuesto personal es el lugar donde se recopila tu información económica. Es decir, que es el documento que mostrará todos tus ingresos y todos tus gastos previstos para un periodo de tiempo determinado.

Normalmente los presupuestos personales se hacen mensualmente. Yo personalmente, te recomiendo hacer un presupuesto anual y desde ese hacer uno mensual.

¿Por qué?

Porque en un presupuesto anual tenemos una visión global y más completa de tu situación, desde la que podemos partir para hacer un presupuesto mensual más prudente.

Beneficios de elaborar un presupuesto personal

Seguramente ya conoces las ventajas de sobra, pero creo que siempre viene bien recordarlas:

  • Tener tus finanzas personales en orden
  • Tener tranquilidad económica
  • Saber cómo y dónde estás gastando tu dinero
  • Armar un plan de acción para alcanzar tus objetivos
  • Analizar tu situación económica actual y tomar medidas para mejorar

De qué se compone un presupuesto

Un presupuesto personal se compone de los siguientes elementos:

Ingresos

Todas las entradas de dinero que tengas mensualmente. Tienes que tener en cuenta tanto los ingresos fijos como los variables.

Por ejemplo: salario, alquiler, pensión o trabajos por cuenta propia.

Ahorro e inversiones

Las salidas de dinero con este objetivo.

Por ejemplo: fondos indexados, jubilación, etc.

Deudas

Todas las salidas de dinero que se destinan a pagos de préstamos o tarjeta de crédito. También debes incluir aquí las deudas que tengas con familiares o amigos.

Gastos

Las salidas de dinero para los gastos fijos (necesarios) y gastos variables (no necesarios). Más adelante te voy a explicar cómo diferenciar estos gastos.

Cómo hacer un presupuesto personal en 7 pasos

Antes de empezar, te recomiendo:

  • Tómate esta tarea muy seriamente.
  • Reserva unas horas para que estés concentrada. Usa el modo avión de tu teléfono.
  • Ten a mano tus extractos bancarios, recibos o facturas del último año. Mientras más información tengas, mejor.
  • Crear un documento Excel para tu presupuesto. Si después decides usar otro tipo de herramienta puedes volcar toda la información desde aquí.
  • Prepárate un café o un té, lo que más te guste, y pon música. Este momento es tuyo y se trata de tu plan de futuro. Necesitas calma y concentración.
Planificación financiera

Planifica tus ingresos y gastos con un presupuesto personal

En mi experiencia, los 7 pasos que te enseño a continuación son básicos para la elaboración de un presupuesto personal.

Paso 1: Recopila tu información financiera

Como te dije antes, yo creo que es mejor hacer un presupuesto anual y después uno mensual. Así que el primer paso es anotar todos los gastos e ingresos que tuviste a lo largo del último año.

Esta información la puedes encontrar en extractos bancarios, recibos o facturas que tengas.

En este paso, solo vamos a diferenciar los ingresos de los gastos. Pasamos al paso 2.

Paso 2: Clasifica la información

Ingresos

  • Ingresos fijos. Normalmente la parte más sencilla suelen ser esta, ya que la mayoría solo cuenta con un ingreso fijo: el sueldo mensual.
  • Ingresos variables. Los ingresos extras que has tenido, quizás por trabajos por cuenta propia, horas extras, etc.

Ahorros e inversiones

Si tienes diferentes productos, diferéncialos. Por ejemplo: fondos indexados, fondo de inversión, cuenta de ahorros, etc.

Si aún no destinas dinero a inversión, podrías planteártelo como un objetivo financiero.

Gastos

Normalmente los gastos se clasifican en gastos fijos y variables.

Sin embargo, yo creo que es importante también distinguir los gastos de ocio, como un tipo de gasto variable. Y te explico porqué, porque tener actividades que disfrutemos y que nos hagan felices en nuestro tiempo libre, es primordial. Tener un presupuesto no se trata de dejar de vivir.

  • Gastos fijos. Son aquellos gastos que cada mes tenemos que hacer, es decir, que son necesarios y que conocemos la cantidad y cuando los haremos. Aquí incluirás: alquiler o hipoteca, seguros, impuestos, teléfono.
  • Deudas: Pago de préstamos, tarjeta de crédito
  • Gastos Variables. Son los gastos que cada mes van a cambiar según nuestro consumo, nuestros hábitos o rutinas: suministros (luz, electricidad, agua), alimentación, ropa, etc…
  • Gastos de Ocio. Los gastos que tienen que ver con actividades de entretenimiento, como: cine, espectáculos, cenas fuera, salidas con amigos, pareja, etc…

Antes de pasar al siguiente paso, suma las cantidades de cada categoría.

Con esta información, ya tienes una visión completa del estado actual de tus finanzas personales.

RECOMENDACIONES:

  • Al momento de hacer tu presupuesto mensual, además de hacer esta clasificación, lo ideal es tener dos columnas: una para los importes estimados y otra para los reales. Esta última columna la revisarás a final de cada mes.
  • En cuanto a los ingresos y gastos fijos siempre serán los mismos.
  • Pero con los ingresos y los gastos variables es diferente. Tendrás que tomar las cantidades de los últimos 6 meses para obtener una cantidad media, que será tu estimación mensual de ingreso o gasto.

Paso 3: Analiza tus finanzas personales actuales

Después de recopilar y ordenar tu información económica es hora de mirar y entender estos números.

¿Tus ingresos son superiores a tus gastos?

O, al contrario, ¿tus gastos superan tus ingresos y vas tirando de la tarjeta de crédito?

¿Tienes ahorros?

¿Las deudas se llevan gran parte de tus ingresos?

¿En qué categoría gastas más dinero?

Esta información, y más, te dan estos números.

Muchas veces enfrentarse a la situación económica que tenemos da miedo. Porque es el momento de reconocer nuestras debilidades de gastos. ¿gastamos mucho en ropa, o en zapatos? ¿tenemos una deuda grande?, etc….

Cada persona es diferente y es muy valioso que tu puedas ser consciente de estas debilidades para mejorar. No es hora de sentirte culpable o avergonzarte. Si no, es hora de tomar el control de la situación para alcanzar tus objetivos financieros, y si estás leyendo esto ¡vas en buen camino!

Ahora que ya sabes como es tu situación actual, puedes pasar al siguiente paso.

Paso 4: Define tus objetivos financieros

Tener un objetivo claro por el que estás haciendo un presupuesto es muy importante, ya que será el motor para ceñirte a tu presupuesto.

Tómate unos minutos para pensar en: qué quieres lograr, a lugar que quieres llegar, el sueño que quieres cumplir. Encuentra dentro de ti ese o esos objetivos que te gustaría lograr.

Seguro que se te ocurren muchas cosas… Haz una lista con esas opciones y ordénalas según la prioridad que tengan para ti.

Si todavía no se te ha ocurrido nada, aquí te dejo algunas ideas que te pueden inspirar:

  • Eliminar mis deudas con el banco
  • Ahorrar para la entrada de un piso
  • Jubilación
  • Tener un fondo de emergencia que me permita cubrir 3 – 6 meses de mis gastos necesarios.
  • Crear mi propia empresa
  • Alcanzar la libertad financiera
  • Viajar al Caribe

Ahora que ya tienes tu lista de objetivos económicos ordenados por prioridad, debes segmentarlos según el tiempo a cumplirlos. Es decir, a corto plazo (de 1 a 2 años), medio plazo (de 2 a 5 años) y largo plazo (de 5 años en adelante).

Cuando hayas terminado, sabrás el destino hacia el que quieres llegar.

Como recomendación, cuando definas los plazos ten en cuenta que tus objetivos a corto plazo no interfieran en el cumplimiento de tus objetivos a largo plazo.

Paso 5: Arma un plan financiero a tu medida

En este paso vas a definir el camino que te llevará a esos objetivos que definiste antes conociendo tu situación financiera actual.

¿Cómo vas a conseguir esos objetivos financieros?

Aunque la situación de partida de cada persona es distinta, y los objetivos también. Todas tenemos dos formas de llegar nuestras metas en el menor tiempo posible:

  1. Reduciendo gastos
  2. Incrementando ingresos

En ambos casos, tenemos que definir la cantidad exacta o porcentaje para poder especificar cómo conseguirlo. Por ejemplo: reducir un 20% los gastos mensuales o quizás aumentar los ingresos mensuales por 300€.

Para que veas más claro este punto, vamos a suponer que:

Mi objetivo financiero: tener un fondo de emergencia de 6 meses en el corto plazo.

Mi plan: reducir en un 20% los gastos mensuales.

Mis acciones:

  • Me voy a fijar en mi lista de gastos. ¿Cuál es la categoría de gastos más alta?
  • Cuando quiero reducir gastos, primero voy a revisar mis gastos variables ¿qué gastos puedo reducir? ¿cuáles puedo eliminar?
  • Decido que voy a reducir mis gastos en ropa, que voy a salir menos a comer fuera y que voy a dejar de ir al cine una temporada.

Esta cantidad que reduzco en gastos la voy a destinar a mi Fondo de emergencia, sumado a la cantidad que ya destino actualmente.

Paso 6: Ayúdate de herramientas para seguir tu plan

Para que te resulte más fácil controlar tus gastos e ingresos y hacer una estimación de estos, te recomiendo utilizar alguna herramienta como un documento de Excel o una aplicación de finanzas personales.

Elige una herramienta con la que te sientas cómoda, para que puedas administrar con facilidad tu dinero, hacer previsiones y hacer un monitoreo de tu presupuesto.

Paso 7: Ejecuta y revisa

Ahora que ya conoces tu situación financiera y has decidido cuáles son y cómo vas a conseguir esos objetivos financieros tan anhelados, es hora de comprometerte con tu plan financiero y ceñirte a tu presupuesto.

Para esto, el análisis de tu presupuesto es esencial, no solo para ver cuánto hemos gastado sino en qué.

Recuerda que quieres alcanzar unos objetivos, y la gestión de tus finanzas es fundamental para saber si estamos en la dirección adecuada o no (en este caso, hacer los ajustes necesarios)

plan financiero

Siguiendo tu plan financiero, estarás más cerca de cumplir tus metas

Te recomiendo revisar tu presupuesto una vez al mes, al final y prestar especial atención a:

  • Las estimaciones de ingresos y gastos. ¿Se han cumplido? ¿he tenido algún imprevisto?
  • ¿has cumplido con el ahorro previsto?
  • Identifica en qué categoría se han reducido o incrementado gastos y busca las razones
  • Ten en cuenta toda esta información para planificar el mes siguiente y decidir si quieres hacer cambios y cuáles.

Consejos para que cumplir tu presupuesto con éxito

Ceñirse a un presupuesto puede resultar complicado al principio. Por eso, quiero hacerte algunas recomendaciones, para que el compromiso con tu presupuesto y tus objetivos sea exitoso. A mí me ayudaron cuando empecé a poner en orden mis finanzas, espero que a ti también te sirvan.

#1 Tener foco económico.

Si estás leyendo este post es porque has decidido tomar el control de tu dinero. Pero es fundamental que tengas claras cuáles son tus razones para dar este paso.

Quizás quieres emprender, o independizarte o comprar una casa. Cualquiera que sea el motivo, tiene que ser una razón concreta y clara para que tengas éxito con tu presupuesto y también para que puedas alcanzar los nuevos objetivos financieros que te propongas.

#2 Ordena tus gastos de ocio por prioridad

Tener actividades que disfrutes y que te hagan feliz, es primordial.

Cuando intentamos ahorrar, estos gastos suelen ser los primeros afectados. Por eso, si clasificas tus gastos de ocio en orden de prioridad sabrás cuales quieres mantener dentro de lo posible.

presupuesto mensual

Es fundamental tener razones claras. FOCO económico

#3 Ten en cuenta que puede haber imprevisto

Cuando elabores tu presupuesto personal, deja un espacio para posibles imprevisto, tanto de gastos como ingresos.

Un ingreso inesperado (herencia recibida, premio) sin duda es motivo de alegría para tu bolsillo. Sin embargo, un gasto inesperado reducirá tu ahorro mensual y aumentará el plazo de tus objetivos. Por eso, es importante ir trabajando en tu fondo de emergencia para hacer frente a posibles imprevistos sin comprometer el cumplimiento de tus metas financieras.

#4 Identifica tus debilidades de gasto

Quizás eres una adicta a las compras online, o a las ofertas llamativas del supermercado o compras frecuentemente comida a domicilio porque no te gusta cocinar…. ¿te identificas con alguna de estas actividades?

Reconocer tus debilidades a la hora de gastar te puede dar miedo o vergüenza. Es normal, ver como nuestras acciones rutinarias disminuyen nuestro dinero no es agradable.

Pero tengo una buena noticia para ti: puedes cambiar estos hábitos financieros negativos y crear nuevas rutinas que te ayuden a cumplir tus objetivos.

#5 Identifica tus gastos hormiga

Puede que antes de hacer tu presupuesto ya hayas pensado en aquellos hábitos que podrías cambiar para recortar gastos.

Haz una lista de los hábitos que ahora tienes y que te cuestan dinero. La mayoría se tratan de los conocidos como gastos hormiga. Por ejemplo: un café cada mañana, comprar un snack a medio día, comer fuera…. Si sumas al final de mes estos gastos verás como influyen y mucho en tus cuentas.

No hace falta que recortes todos, se trata de reconocerlos y pensar en los que estás dispuesto a cambiar o eliminar de tu lista de gastos para alcanzar tus metas financieras.

#6 Crea nuevos hábitos

Cuando empecé a ordenar mis finanzas hice pequeños cambios en mi rutina, pero con grandes resultados. Te los comparto por si acaso a ti te pueden ayudar:

  • Al final del día, apuntar todos los gastos hechos durante ese día. Aunque fueran pequeños. Yo lo hago usando una app, pero puedes hacerlo en un Excel si te gusta más.
  • Hacer la lista de la compra antes de salir de casa, e ir a comprar al supermercado con la barriga llena.
  • Antes de hacer una compra importante, darme 24 horas para pensar si es una compra necesaria o puede esperar.
  • Al final del mes, revisar cuánto y en qué he gastado el dinero ese mes.
  • Automatizar todos los meses una transferencia para ahorros.
  • Dar más importancia a los ahorros. Pensar en mi presupuesto mensual como: ingresos – ahorro = gastos, en lugar de ingresos – gastos = ahorro

#7 Solicitar asesoramiento profesional

Si crees que esta tarea no la puedes hacer sola, puedes buscar los servicios de un profesional. Te ayudará a tener la planificación financiera adecuada a tus necesidades y te quitará dolores de cabeza.

Conclusiones

Si has decidido poner en orden tus finanzas y elaborar tu presupuesto personal, déjame felicitarte. Estás dando un gran paso hacia tu tranquilidad económica.

Te he mostrado los 7 pasos que puedes seguir para controlar tu dinero y armar el plan de acción para lograr tus objetivos. También te he dado unas recomendaciones que me ayudaron cuando yo empecé a ordenar mis finanzas. Espero que toda esta información te haya resultado útil.

Yo he dado unos ejemplos en el artículo y ahora me gustaría saber, ¿cuál es tu objetivo financiero por el que quieres organizar tus finanzas?

Te leo en los comentarios 🙂

0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
WhatsApp
Compartir