¿Cuántas veces has pensado: “esto lo hago luego”, a sabiendas que no hacerlo es perjudicial para ti? Para ser sincera, esto de aplazar algo importante también yo lo hago, no estoy muy orgullosa de ello 🙈, pero no sirve nada ocultártelo.

Todos lo hacemos alguna vez (y a veces más de una). No importa si eres estudiante, ama de casa, CEO de una empresa o incluso un premio nobel. Sí, sí esto último es verdad, el ganador del premio nobel en economía George Akerlof ha escrito un ensayo sobre su experiencia del hábito de posponer las tareas, en otras palabras la procrastinación.

Entonces, si te pasa lo mismo que a mi y no haces lo que deberías estar haciendo, no tengas vergüenza. Admítelo y continua leyendo hasta el final de este artículo, encontrarás consejos para abandonar este hábito y mejorar tu vida! 🙂

Procrastinar: ¿qué es?

Puede que la palabra procrastinar no la conozcas, pero es algo que como te he dicho antes, todos lo hacemos. Así que lo primero es dejar claro el significado de procrastinar.

Según la RAEprocrastinar :

Del lat. procrastināre.

1. tr. Diferir, aplazar.

Esto justamente es lo que hacemos cuando dejamos una tarea para luego, cuando posponemos algo que tenemos que hacer, sabiendo que la tenemos que hacer.

Tómate unos segundos para pensar: ¿cuándo fue la última vez que pospusiste alguna tarea?

Quizás ahora mismo estás procrastinando, ¿empezaste a leer este artículo para evitar hacer otra cosa (que sabes que tienes que hacer)?

Pero, ¿sabes qué? nos pasa a todos, sí a todos (incluido un premio nobel, ¿recuerdas?).

Aplazamos tareas, reemplazándolas por otras menos importantes pero más agradables para nosotros. Esto se convierte en un verdadero problema cuando se vuelve un hábito que no nos permite conseguir nuestros objetivos.

Pero, ¿por qué posponemos las tareas? ¿por qué procrastinamos?

Normalmente tendemos a procrastinar cuando se trata de tareas importantes y cada persona tiene (o cree tener) sus razones, pero creo que las principales son estas:

El miedo 😰

A muchas personas les cuesta reconocer, pero suele ser el principal motivo para procrastinar.

El miedo al fracaso, miedo a equivocarnos, miedo a no hacer una tareas según ciertas expectativas porque somos perfeccionistas. El miedo nos paraliza, especialmente cuando se trata de una tarea importante. En su lugar, buscamos una tarea más sencilla en la nos sintamos más seguros.

El momento perfecto 🌈

Buscamos el momento perfecto para hacerlo y creemos que está en el futuro no ahora.

Pensamos que si lo hacemos después, lo haremos mejor. Pero eso no ocurre. Cuando llega ese “después” nos volvemos a paralizar y volvemos a posponer, y así pasaremos día tras día haciendo cosas que no tienen importancia en lugar de pasarlo haciendo cosas que van a mejorar nuestra vida o nuestro negocio.

La recompensa inmediata 🏆

Sabemos que al posponer una tarea nos traerá consecuencias negativas (en el futuro), pero en ese momento todo sigue igual, no nos afecta en seguida.

Queremos una recompensa, un premio, un reconocimiento por realizar esa actividad. Entonces recurrimos a tareas (menos importantes) con recompensas inmediatas.

Te pongo unos ejemplos: pasar la tarde jugando a un videojuego es más fácil que estudiar para tu examen. Ver unos episodios más de tu serie favorita es más cómodo que ponerte a trabajar en ese proyecto que llevas meses dándole vueltas. Ver videos en YouTube es más fácil que hacer tus cuentas.

Las dudas 😖

Cuando tienes que hacer una tarea importante, en tu mente la verás como algo gigante y te causaré estrés. Además, puede ocurrir que la tarea o actividad no esté correctamente definida, por lo que no sabrás por donde empezar.

Si no tienes claro lo que tienes que hacer o cómo hacerlo, en lugar de tomarte tu tiempo para definir tu plan de acción, vas a preferir hacer otras cosas.

Además de las dudas sobre el trabajo que tienes que realizar, también aparecen las dudas sobre tus habilidades y capacidades para hacer algo. Esto hará incrementar tu miedo al fracaso, disminuirá la confianza en ti mismo y en tu autoestima. Todo esto provocará un bloqueo en tu mente y seguramente termines por procrastinar.

Desde mi punto de vista estas son las razones más frecuentes para posponer una tarea. O más bien las excusas que usamos. ¿Te has visto reflejada o reflejado en alguna de ellas?, ¿por qué procrastinas tú?.

procrastinar disminuye tu productividad

Todos hemos procrastinado alguna vez, pero debes dejar este hábito para conseguir tus metas

¿Qué pasa cuando procrastinamos?

No importa la razón o excusa que uses para procrastinar, el hecho de hacerlo te va provocar estrés, ansiedad y culpabilidad.

Cuando te enfrentas a una tarea importante, te invade una sensación de ansiedad o intranquilidad. Rápidamente tu mente intenta calmar este estado centrándose en otras tareas (más sencillas y con menor importancia) en donde te manejas con seguridad. Tu cerebro registra esa tarea importante (la que tienes que hacer) como molesta y seguirá buscando excusas y distracciones más satisfactorias para ti.

Es por esto que al procrastinar solemos decirnos a nosotros frases como: “tenía que contestar ese emails, era muy importante”, “esa llamada era urgente” “mañana empiezo”,… Estas no son más que excusas, para convencernos de que no pasa nada al posponer una tarea.

Cada vez que vuelves a pensar en esa actividad, tu cerebro te pondrá en estado de alerta, de ansiedad y volverás a repetir este proceso. Cayendo así en un circulo vicioso que puede afectar a tu vida, a tus proyectos. La buena noticia es que puedes salir de aquí, ¿cómo? Más abajo te daré algunos consejos prácticos para dejar de procrastinar hoy mismo.

Consecuencias de procrastinar

  • Te genera ansiedad, estrés y remordimiento.
  • Afecta a tu estado de ánimo y tu autoestima.
  • Reduce tu productividad.
  • No te permite alcanzar tus objetivo.
  • Pierdes la motivación y la confianza de alcanzar el éxito.
  • Puede provocar la pérdida de confianza en tu entorno, ya que esperas al último minuto o no cumples tus compromisos.

Consejos fáciles y prácticos para dejar de procrastinar

Si has llegado hasta este punto es porque te has dado cuenta que has estado procrastinando y seguramente ya has visto las consecuencias de esto en tu vida. No te preocupes, como ya te he dicho, afortunadamente este hábito se puede abandonar y aquí tienes algunos consejos:

#1 Tener clara la recompensa

Para que tu motivación no disminuya y no te dé pereza realizar una tarea, tienes que tener clara la recompensa que vas a recibir al terminarla.

Muchas veces solo te vas a enfocar en que dicha tarea la “tienes que terminar” y es muy probable que termines por procrastinar. Pero si en su lugar piensas en los beneficios que te va a aportar, te motivará a hacerla.

Es por eso que para evitar la procrastinación, debes tener claros los motivos y las consecuencias positivas de hacer una tarea o actividad.

Entonces, hazte esta pregunta: ¿qué beneficios tendré cuando termine esta tarea?. Puedes hacer una lista y pegarla en un lugar visible para recordarlo siempre que haga falta.

#2 Dividir el trabajo en pequeñas tareas

Cuando tenemos delante un trabajo importante y no sabemos por donde empezar, tendemos a procrastinar.

Algo sencillo que puedes hacer para evitar que la tarea te asuste es: en lugar de pensar en la tarea completa, haz una lista de pequeñas tareas más fáciles de manejar. Si puedes separar tareas pequeñas y más concretas que se puedan hacer en menos tiempo, es mejor.

Te resultará más sencillo alcanzar pequeños logros poco a poco, y te estarás acercando al objetivo principal.

Así, que pregúntate: ¿qué es lo primero que tengo que hacer? ¿y el siguiente paso? ¿y después?

#3 Dar el primer paso: empezar

Cuando tenemos algo que hacer, el verdadero problema no es terminar sino es empezar.

Después de haber dividido tu trabajo y tengas tu lista de pequeñas tareas, es hora de empezar. No más excusas.

Vas a dar el primer paso dedicando cinco minutos a la primera tarea, o diez minutos si te sientes más cómodo. En este tiempo, vas a dedicar el 100% de tu concentración a esa tarea: de qué se trata, cómo puedes avanzar. Si pasado esos minutos quieres continuar puedes hacerlo, si en caso contrario quieres parar, el próximo día de trabajo vuelve a dedicarle cinco minutos.

En la mayoría de casos, continuarás trabajando hasta terminar la tarea. Pero si no es así no te preocupes, al final conseguirás terminarla trabajando poco a poco pero constantemente. Un pequeño truco que también utilizo para motivarme a terminar cada tarea, es premiarme. Piensa en algo que sea una motivación extra y que conseguirás al acabar esa tarea.

Puede que hayas oído hablar de la regla de los dos minutos. Esta regla dice que si puedes hacer algo en menos dos minutos, no lo debes posponer si no hacerlo en ese momento.

Para mí, esta regla se aplica muy bien a tareas cotidianas que también solemos aplazar y que después se vuelve más pesadas, por ejemplo: sacar la basura, contestar el email de tu amigo, hacer la cama, … Sin embargo, las tareas más importantes generalmente nos toman más tiempo que dos minutos, pero al dividirlas en más pequeñas también podríamos aplicar la regla de los dos minutos; aunque yo prefiero dedicarles al menos cinco minutos.

Esta regla también dice que cuando inicies un nuevo hábito, éste debe tomarte menos de dos minutos para hacerlo. La idea principal es empezar a hacer algo, y que sea más fácil que lo sigas haciendo ya que te toma poco tiempo.

#4 Fijar plazos

Mi ultimo consejo para evitar la procrastinación se refiere a la organización de tu tiempo.

Muchas personas utilizan también la excusa de la falta de tiempo para no hacer algo. Pero estas personas mienten. No tienen tiempo porque no lo buscan o no lo saben organizar.

Cuando tengas una lista de tareas que hacer, también establece una fecha límite e improrrogable para tenerlas hechas. Para motivarte puedes también fijar la recompensa que vas a recibir por haberlo hecho.

Esto te ayudará a organizar mejor tu tiempo evitando procrastinar.

#5 Evitar las distracciones

Las distracciones son enemigos de la productividad, y el aliado perfecto de la procrastinación.

Estamos rodeados de distracciones: los mensajes, las redes sociales, los emails, ….

Cuantas veces te ha pasado que cuando vas a empezar a trabajar, piensas: “antes, voy a ver mi Facebook solo cinco minutos”, “voy a ver mis emails por si acaso hay algo importante”,…. Y cuando te das cuenta, esos cinco minutos se han convertido en tres horas, y aún no has empezado a trabajar!… ¿te sueno esto?

deja de procrastinar y evita las distracciones

Mientras trabajas evitas todas las posibles distracciones

Para evitar estas distracciones, te propongo hacer lo siguiente:

  • Antes de empezar a trabajar, pon tu móvil en silencio hasta terminar la actividad o tarea. Si es posible déjalo en otra habitación o dentro de tu mochila o bolso o en un cajón. Evita tenerlo a la vista para que no tengas la tentación revisarlo “por si acaso”.
  • Si estás trabajando con un ordenador, cierra todas las ventanas (o pestañas) que no necesites en ese momento. Me refiero, especialmente a las de las redes sociales. Existen algunas aplicaciones que te permiten bloquear el acceso a ciertas páginas durante el tiempo que tu establezcas.
  • Quita los accesos directos de tu escritorio a juegos o redes sociales.
  • Evita hacer varias cosas a la vez, cuando estés realizando una tarea importante, concéntrate solo en eso.

Estas sencillas medidas te ayudarán a estar concentrado al 100% en tu tarea, durante el tiempo que tu quieras.

Conclusión

Aunque no estamos muy familiarizados con la palabra procrastinar, si lo estamos con su significado.

Todos, alguna vez hemos aplazado algo. Lo hacemos consciente o inconscientemente, pero al final las consecuencia son las mismas. Sentimos estrés, angustia y culpabilidad por no hacer aquella tarea importante que sabemos que nos traerá beneficios. Caemos en ese circulo vicioso que nos paraliza y afecta a nuestra vida, a nuestros proyectos, a nuestro éxito.

La procrastinación es el motivo por el que somos tan poco productivos y en algunos casos incluso podemos llegar a abandonar algunos objetivos. Es por eso que es tan importante dejar de hacerlo.

¿Qué es lo que has estado posponiendo últimamente? ¿qué objetivos tienes: alcanzar la libertad financiera, ganar dinero extra, encontrar un trabajo desde casa, escribir un libro, hacer una dieta,…? Cualquier objetivo es válido.

¡Empieza hoy mismo! Sigue los consejos que he compartido contigo, te ayudarán a dejar este hábito y podrás iniciar el camino hacia tus objetivos.

Y tú, ¿qué medidas aplicas para dejar de procrastinar?

Compartir10
Twittear
+1
WhatsApp
Pin2
12 Compartir